Anagrama de Agropenta S.L.

El milenario pueblo de Baños de la Encina

Situación

Baños de la Encina es un pueblo de la provincia de Jaén situado en las estribaciones al sur de Sierra Morena. Se encuentra a 53 kilómetros de la capital. Se llega por la autovía de andalucía, la A4, tomando la carretera comarcal JV-5040 en el cruce de dicha autovía con la carretera de Baños de la Encina a Linares, aproximadamente en el kilómetro 289 desde Madrid, entre las poblaciones de Guarromán y Bailén. También puede accederse al pueblo desde Bailén por la carretera JV – 5042 que une a ambos municipios con una longitud de nueve kilómetros. Cuenta con una población superior a los 2.700 habitantes y su término municipal tiene una superficie de casi cuatrocientos kilómetros cuadrados. Limita con la provincia de Ciudad Real, La Carolina, Guarromán, Carboneros, Villanueva de la Reina y Andújar.
Situado en plena Sierra Morena, al norte de la provincia de Jaén, es un pueblo que destaca por sus olivares, sus ganaderías y su riqueza cinegética. Su orografía, flora y fauna conforman un paisaje de una gran y característica belleza. A Baños pertenecen el pantano del Rumblar, su milenario casco urbano y el Centenillo. Su término es, en la actualidad, de una gran extensión aunque le fueron sustraidos grandes terrenos para el asentamiento de nuevos municipios como el de La Carolina, Carboneros, Guarroman, etc.

Monumentos

Baños de la Encina conserva la riqueza de un municipio de más de cuatro mil años. Sus casas, muchas de ellas, antiguos palacios, conventos, hospitales, etc. son claro testimonio de su riqueza patrimonial. Los monumentos más relevantes son los siguientes:

Castillo de Burgalimar

Castillo de Burgalimar

Se levanta sobre una colina rocosa que le permite dominar todo el paisaje que le rodea. Se encuentra, a su vez, acogida por otros importantes emplazamientos históricos, como las ruinas de la ciudad romana de Cástulo, varias casas señoriales de los siglos XVI y XVII y varias ermitas donde entra la Iglesia Parroquial de San Mateo (del siglo XV). Excavaciones arqueológicas han puesto al descubierto la existencia bajo la fortaleza de un asentamiento de la edad del Bronce, por lo que el asentamiento controlaría una de las zonas estratégicas más importantes del Valle del Guadalquivir. También queda clara la existencia de una fase ibérica con un oppidum del siglo IV, un mausoleo de época romana y después una fase medieval.

Iglesia de San Mateo

Iglesia de San Mateo

La iglesia de San Mateo, iglesia parroquial de Baños de la Encina, se construyó en el último tercio del siglo XV. Son de estilo gótico su nave y puerta lateral mientras que la portada principal es manierista. La torre de base octogonal, se articula en tres cuerpos y se remata por pináculos.
El templo se dedicó al apóstol y evangelista San Mateo porque en su festividad --21 de septiembre de 1225-- incorporó el rey San Fernando a la Corona castellana la villa de Baños después de serle entregada por el emir de Baeza, Al-Bayyasi.
En su interior destacan el púlpito, el coro y la pila bautismal de mediados del siglo XVIII. Pero su elemento más importante es el Sagrario construido en madera de ébano, marfil, plata y concha de carey, y compesto por templete con cúpula barroca enmarcado por cuatro columnas de concha con capiteles y basamentos de plata.
El retablo está formado por dos cuerpos sobre el zócalo y relieve central de la Inmaculada Concepción entre apoteosis de ángeles, las armas de las familias Muñoz-Cobo y Rosales, óleos sobre tabla de san Juan Bautista y san Luis rey entre columnas estriadas con capiteles corintios, friso superior y un segundo cuerpo tríptico con óleos, el central de san Mateo y los laterales de san Joaquín y santa Ana.

Ermita del Cristo del Llano

Ermita del Cristo del Llano

La ermita del Cristo del Llano está situada en las afueras de la población en una zona elevada constituyendo, junto al castillo y la Iglesia de San Mateo, un tercer hito de especial monumentalidad a la localidad. Su construcción se remonta a finales del siglo XVI y principios del XVII, aunque lo más importante del inmueble se debe a las reformas del siglo XVIII, que le incorporaron la decoración pictórica de sus bóvedas y la ampliación por la zona de la cabecera, donde se construyó un cuerpo que alberga el camarín de la venerada imagen titular. Sus yeserías pintadas, esculturas o espejos, lo convierte en destacado ejemplo del barroco andaluz.
Se trata de un edificio construido en piedra con una nave con coro alto, crucero y presbiterio, tras el cual se dispone el camarín.
El Camarín responde al esquema de torre en el exterior mientras que internamente adopta planta prismática. Alberga una prismática y abundante ornamentación de yeserías policromadas a modo de mocárabes, mientras que bustos de santos y santas decoran la base mixtilinea. Toda una puesta en escena cuyo objetivo era estimular la piedad de los fieles y que desde luego hoy en día siguen impactando a cualquiera que se acerque a contemplar esta maravilla del barroco andaluz.

Ermita de la Virgen de la Encina

Ermita de la Virgen de la Encina

El Santuario de la Encina, a poco de más de cuatro kilómetros de Baños de la Encina, de camino a la localidad vecina de Guarromán, se edificó en etapas sucesivas y sobre otro primitivo que debió ser mucho más pequeño, de finales del siglo XIII y principios del XIV, como revelan ciertas piezas arquitectónicas halladas en las inmediaciones: columnas y fustes, así como capiteles de un pre-románico, probablemente del Santuario primitivo. En el siglo XVII se hizo una notable y definitiva ampliación y reestructuración, quedando como en la actualidad.
A la Ermita la llaman de la Encina por haberse hallado su Santa Imagen en el hueco de una encina, y que según la leyenda la Virgen se apareció allí en una encina a un pastor.

Ermita de Jesús del Camino

Ermita de Jesús del Camino

El Cristo del Camino está situado al pie de la Cuesta de los Santos, junto a la calzada romana de Iliturgi a Toledo.
La presencia de la pequeña ermita de este Cristo Crucificado en el Camino de la Virgen, no es obstáculo, sino etapa, y puede ser una de las tradiciones más antiguas de Baños, enraizada en los Evangelios.
Quiso el rey Alfonso VIII que se extendiera por aquí la devoción a la Santa Cruz, a la que encomendó y atribuyó su triunfo sobre las huestes del emir almohade. Y así mandó levantar pequeños santuarios dedicados a Cristo en la Cruz, ordenando que no faltara luz en la lámpara que debía arder ante su imagen.

Molino de Viento

Molino de Viento

Antiguo molino de viento del siglo XVIII, situado en la parte alta del pueblo. Está construido sobre sillares y fue rehabilitado hace unos años. Se lo dotó de unas aspas (de caracter ornamental exclusivamente), y en su interior alberga un pequeño museo. Tiene 12 m. de altura en tres niveles y 4'5 m. de diámetro.
Prácticamente están acabados los trabajos internos de reutilización.

Santa María del Cueto

Son los restos de una cripta de cimentación y el ábside de una pequeña iglesia que reutilizó la antemuralla que tenía el castillo para levantarse.
Solo se conserva actualmente parte de un pequeño algibe que existía bajo la misma, y parte de una de sus paredes, que fueron desenterradas con motivo de unas obras de remodelación en el entorno del Castillo de Burgalimar.

Poblado de Pañalosa

Peñalosa es un yacimiento arqueológico argárico. Se localiza sobre un cerro que controla el antiguo valle del río Rumblar, actualmente inundado parcialmente por las aguas de la presa homónima. El yacimiento tiene una cronología de más de 4.000 años, habiendo constituido un importante núcleo metalúrgico que explotaba los filones del mineral de cobre de Sierra Morena, principalmente azurita y malaquita.